Cuando demostré mi perseverancia

In Deportes, Hockey Patines

Todo deportista guarda en su memoria un repertorio de historias y anécdotas que le han marcado en su carrera deportiva, desde entrenamientos, campeonatos, victorias, derrotas, lesiones, amistades, equipos…..

Pero siempre existe una que cuando te preguntan: ‘Cuéntame una anécdota, te acuerdas de aquélla’. Para mí siempre recordaré el día que aprendí a ser perseverante al reconocer un error y no darlo todo por perdido.

Era mi primer Campeonato Oficial con España, con la selección sub18, la primera de la historia. El primer Campeonato de Europa en esta categoría y del que España podía presumir de no sólo presentar un equipo sub18 sino que además contaba con un sub16. Las otras dos selecciones eran Francia y Alemania, y lo más curioso de este Campeonato es que de éstas selecciones nacieron dos equipazos que durante los siguientes 10 años han estado a un nivel de competición muy alto, siempre luchando por puestos de podio en Campeonatos Europeos y Mundiales.

¿Por qué fue tan especial este Campeonato para mí? Por qué lo ganamos, pero el deporte nos enseña que ganar no lo es todo, fue una experiencia que a mis 17 años me marcó de por vida. No sólo jugaba con España, sino que la defendía, recuerdo poder tener la gran suerte de salir de titular y eso fue lo más. Me sentía valorada y creía en mí, capaz de dar mi 2000% en la pista por y para España, en el deporte que más me gusta, el hockey sobre patines.

carla sariol 2

El Campeonato evolucionó para bien, empezamos ganando contra Alemania, de manera fácil, aunque el partido fue disputado. Fácil se dice ahora porque ya se sabe el resultado pero en ese momento no lo fue. Recuerdo que marque un par de goles, entre uno de ellos fue el que abrió el marcador, y eso que nunca me he considerado una jugadora goleadora, todo lo contrario, más bien organizativa. En el partido de España contra sub16 ganamos 4-1. Fue relativamente más relajado, quizás porque eran compañeras, y no se si es porque eran pequeñas o nosotros las mayores pero la tensión era diferente. Aquí también volví a marcar gol.

Por último jugamos ante Francia, y allí es donde siempre recordaré ese gol. La verdad que no recuerdo mucho el ritmo de partido porque íbamos muy a la par, 1-0, 1-1, 2-1, 2-2, lo que recuerdo es lo que viene ahora: Estábamos empatadas, quedaban pocos minutos, pongamos unos 5, y había una falta directa a favor de España. Carlos Feriche (el seleccionador) me mira y me dice CARLA. Y allí fue cuando supe que no era la persona adecuada para chutar, supe que iba a fallar y que cómo podía confiar en mí cuando teníamos a otras jugadoras de pista que tenían una característica más de finalización y no tan organizativa como era la mía.

Perseverancia

Me concentré, me dije: “va Carla tu puedes”, pero muy en el fondo estaba como un FLAN. A mis 17 años vivir que si marcas gol, España logra el ORO, era una responsabilidad que te viene dada y que aprendes y asumes de golpe. Dependía de mi marcar el gol y eso significaba que nos adelantábamos en el marcador. No os podéis imaginar como me iban las pulsaciones, peor que en un sprint. Total, el árbitro procede a dar el pitido de inicio para que pudiera empezar a driblar….y de repente en el primer gancho ZAS se me escapa la bola, es decir, no llegué ni a portería.

Sin duda no era lo que la gente esperaba de mí en ese momento, por lo que sentí que no sólo me fallaba a mí sino al equipo y a todo este público. Pero si hay una característica mía que pudiera valer en ese momento, esa es la perseverancia, y aunque pudiera decir todos los tacos y lamentos, en milésimas de segundo en mi interior…seguí a buscar la bola para arreglar el error. Fue tarde, era tarde.  El tiempo cada vez era menor el tiempo, y el 2-2  seguía allí en el marcador. Con unas francesas que no se conformaban con un empate y que las exigencias del partido y del Campeonato hacían que físicamente no pudieras rendir más, pero son esos momentos que tu mente tira del carro, y la impotencia de ese ERROR, ese FRACASO, me permitían sacar esa ira de mi.

De repente sin esperarlo conseguimos despejar una bola de la gran portera y compañera mía de equipo Laia Vives, que Cristina Carbó (mítica jugadora del Lloret) supo lanzar el contraataque, un contraataque que muy característico y que había aprendido aquel año en Voltregà, ‘cuando se recupere bola dos patinan por valla!!’ , decía nuestro entrenador Marc Burgaya.

Y así hice. No patiné, ni corrí, volé. Volé tantos metros que me encontraba haciendo un doble gancho a nada más  y nada menos que Tatou Malart (una de las mejores jugadoras que Francia ha tenido), la finté, y ella ni más ni menos, me dio la espalda (craso error), que aproveche y me fuí por su lado opuesto, romipendole la cintura y entrando hasta la cocina (como decía mi padre), zas un arrastre/escup por toda la escuadra que la portera todavía la busca.

Artículo escrito por Carla Sariol @cSariol

You may also read!

Audiencia Bayer Atleti

Espectaculares cifras de audiencia para el Bayer Leverkusen – Atlético de Madrid

Antena 3 se convirtió en la gran protagonista de la tarde-noche del martes gracias a la emisión del partido

Read More...
Remodelación Academia Liverpool

El Liverpool FC invertirá 50 millones de libra en remodelar su Academia

El equipo del norte de Inglaterra trabaja para la mejora de sus instalaciones El Liverpool y el Consejo Municipal

Read More...
Problemas Movilidad Wanda Metropolitano

Los accesos al Wanda Metropolitano, ¿un problema?

El Ayuntamiento de Madrid insiste en la necesidad de que se adecúen los accesos al estadio para que éste

Read More...
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Mobile Sliding Menu

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR