Del sueño del fútbol profesional a la tercera división

In Deportes, Fútbol

Terminada mi etapa en el FC Barcelona y con 21 años, se abría ante mí un nuevo mundo futbolístico muy diferente al vivido hasta ahora. Estaba un poco decepcionado por los últimos acontecimientos ocurridos, pero tenía que cambiar de mentalidad y darme cuenta de que a partir de ahora todo sería muy diferente.

Había pasado a ser uno más de tantos jugadores en mi misma situación, con el sueño de convertirme en profesional truncado, y con diferentes circunstancias. Para poder mantenerme motivado en este nuevo hábitat sería muy importante mi carácter, mi madurez personal, y todo lo aprendido hasta entonces, ya que durante mi etapa culé me sentí en ocasiones como en un mundo aparte.

Nunca pensé en dejarlo y dedicarme a otra cosa, como fue el caso de muchos de mis compañeros que sí lo hicieron a lo largo de todos los años que permanecí en el Barça, por motivos que obedecían más a frustración personal o sensación de haber fracasado en el club de su vida después de tantos esfuerzos, años invertidos y un final tan negativo, otro de los daños colaterales que te puede deparar tan amargo desenlace.

Yo, por suerte o por desgracia ya había vivido situaciones adversas, así que me sentía con fuerzas para emprender aventuras en otros equipos, y por qué no intentar llegar lo más lejos posible. Pensaba que al salir del Barça tendría múltiples y suculentas ofertas para seguir jugando.

Por aquellos años, la figura del intermediario o manager deportivo no estaba tan de moda como ahora, había varios que se dedicaban a esta labor tan bien gratificada económicamente para ellos. A niveles inferiores de categoría preferente, tercera división o segunda división B había un amplio mercado de jugadores y equipos donde poder colocarlos y hacer negocio, no siempre con la transparencia deseada.

Yo no fui una excepción y un día recibí la llamada de teléfono de uno de estos intermediarios, que también era conocedor de mi inminente marcha del Barça, y que me ofrecía sus servicios como representante de jugadores a nivel catalán. Así que acepté una reunión con él para ver qué me podía ofrecer.

Este peculiar manager se llamaba Antonio Beraza, con un amplio conocimiento del futbol local. Llevaba muchos años dedicándose a esta labor que le reportaba suculentos ingresos, ya que no solo colocaba a un número elevado de jugadores en pretemporada , sino que también lo hacía después del parón navideño, que ante su descontento en el club decidían cambiar de aires y allí estaba él para consumar ese cambio. De manera que a un mismo jugador lo podía colocar dos veces en una temporada.

Tuvimos esa reunión, en la cual me ofrecía buscarme equipo cada temporada a cambio de una comisión de un 10% de lo que yo cobrara en el club.

Sinceramente pensé que saliendo del Barça mi futuro pasaría por un club importante, ya que no todos los jugadores tenían tan buen caché. Pero realmente no fue así, para mi asombro. De manera que pensé que con la ayuda del intermediario todo seria mas sencillo. Beraza, que parecía tener de antemano un equipo ideal para mí, según sus informes, tomo las riendas con mi consentimiento claro está.

Del fútbol profesional a la tercera división: del FC Barcelona al Igualada

La cantidad de dinero que me ofrecían me pareció bastante buena y tenía ganas de empezar otra nueva etapa.

Mi nuevo destino sería el CD Igualada, equipo de tercera división que disponía de un espectacular estadio de césped natural y un interesante proyecto deportivo con jugadores contrastados y al cual yo llegaba como jugador franquicia por mi trayectoria blaugrana.

El entrenador del equipo era Paco Marfil, un ex jugador de primera división en la década de los 70, que jugó en Espanyol y Cádiz. Era un técnico muy cercano y de exquisita relación con los jugadores que se ganó todo mi respeto por cómo me trató en mi estancia en aquel club, que solo duró una temporada. Aunque a nivel deportivo no fue un año demasiado brillante, alternando buenas y no tan buenas actuaciones y un más que discreto décimo puesto en la clasificación final. Por todo ello no me tentaba demasiado la idea de continuar allí otra temporada, a pesar de que me insistieron en renovar el compromiso por un año más.

La verdad es que no eres realmente consciente de dónde has estado, hasta que dejas de pertenecer al Barça. Si algo te proporciona ese club, aparte de una magnifica formación tanto deportiva, humana y de grandes valores, es la posibilidad de aspirar a ganar todos los títulos que estén en juego en las diferentes competiciones, enfrentarte a los rivales más competitivos y jugar en estadios de primer nivel (la mayoría de los partidos).

Este aspecto cambia radicalmente cuando pasas a jugar en tercera división, que es una categoría más que aceptable, no así los terrenos de juego en los que has de disputar cada semana las jornadas de liga. Bastantes campos de tierra, por aquella época, algunos de dudosas medidas, hacían de aquel fútbol de entonces un juego excesivamente duro y de contacto, ya que muchos jugadores eran ya muy veteranos y expertos gladiadores en el dulce arte del estacazo puro, además de que no todos los compañeros de equipos que te vas encontrando por el camino tienen el mismo concepto de futbol que un alumno de la academia blaugrana.

Otra vez la temida adaptación tantas veces mencionada en capítulos anteriores, hacia acto de presencia en le enésima transición en mi vida deportiva.

Pero sí que me sirvió para darme cuenta de lo que me iría encontrando en este mundo a partir de ahora. Tuvimos problemas a la hora de cobrar la remuneración pactada inicialmente, una situación que lamentablemente era bastante frecuente en los clubs en aquella época, cuando los resultados deportivos no eran los esperados por las brillantes directivas, que prometían más de lo que cumplían. Parecían afectados por algún tipo de amnesia extraña o virus monetario y una cara dura increíble, ya que rápido se olvidaban de lo prometido al inicio de temporada, cuando todo eran alabanzas y palmaditas en la espalda, y falsas promesas.

Decidí que lo mejor era buscar otra opción más interesante deportiva y económicamente para la siguiente temporada.

You may also read!

Ansu Fati Nike

Ansu Fati, estrella emergente de Nike, protagonista del lanzamiento de FC Barcelona Daybreak

Nike presenta una colección cápsula de edición limitada inspirada en el FC Barcelona y la ciudad condal, con Ansu

Read More...
Fichajes Real Madrid

La plantilla del Real Madrid da el visto bueno a que no haya fichajes

El Real Madrid está inmerso en la operación salida. Busca rebajar su masa salarial, facilitando el adiós de los

Read More...
Mercedes Benz LoL

Mercedes-Benz, nuevo colaborador automotriz exclusivo de los eventos mundiales de LOL Esports

El fabricante de automóviles Mercedes-Benz firma un acuerdo con Riot Games, por el que se convierte en colaborador automotriz

Read More...
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Mobile Sliding Menu

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies